Publicado: 6 de Septiembre de 2012

Nuestro derecho civil permite la posibilidad de articular la defensa de nuestros derechos desde distintos ámbitos. Por ello, nuestra filosofía y manera de trabajar nos ha permitido obtener altas cotas de éxito con: - Negociaciones. - Escritos de reclamación, cartas, burofax, requerimientos notariales, etc. - Acuerdos extrajudiciales. - Transacciones judiciales. - Evitar procedimientos judiciales. - Actos de conciliación civiles. Si lo anterior no es suficiente, debemos acudir a la vía judicial para reclamar y reivindicar los derechos de nuestros clientes: - Reclamaciones judiciales de cantidades. - Reclamaciones judiciales de cumplimientos de contratos. - Reclamaciones judiciales de división de cosa común. - Reclamaciones judiciales de prestación de hacer. - Procedimientos ordinarios, monitorios, etc.